Yo tengo muchas limitaciones, supongo que como muchas otras personas, pero sólo puedo hablar de mí. Y esas limitaciones me han impedido y me impiden todavía, en algunos aspectos, desarrollar todo mi potencial.

Durante mucho tiempo creí que algunas limitaciones eran insuperables, que eran defectos o puntos débiles de mi personalidad, y que no podía cambiar. Desde hace ya algunos años, sin embargo, he comprendido que eso no es cierto.

Hay un núcleo duro de mi carácter que viene de serie, y que afecta a cuál es mi primera reacción interna ante lo que sucede. A partir de ahí, lo puedo cambiar todo, y “todo” significa que puedo cambiar mis actitudes y mis comportamientos, es decir, cómo me tomo las cosas y qué hago al respecto, es decir, puedo cambiar todo lo que importa.

 

Hay una forma de empezar a superar esas limitaciones y es verlas no como “cosas que no tengo”, “cosas que me faltan”, sino como bloqueos internos de “capacidades que sí tengo”, de capacidades que están todavía por desarrollar.

Esos bloqueos ponen límites a mi capacidad de ser yo mismo de verdad en todo momento, de ser auténtico en todas las facetas de mi vida, límites a mi capacidad de rendir en el trabajo, límites a los riesgos que estoy dispuesto a correr. Lo bueno de un bloqueo es que se puede desbloquear.

Esos bloqueos vienen de creencias que yo he adoptado sobre mí mismo, creencias que tomé de mis padres, de mis amigos y familiares más cercanos, o incluso que inventé yo mismo en un momento dado porque no tenía otros recursos para afrontar las situaciones con las que me enfrenté.

 

El crecimiento personal y profesional pasa por iniciar el proceso de reconocer la falsedad de esas creencias y empezar a deshacer los nudos que me limitan. Esto pasa por hacer limpieza interna, ver qué cosas pienso acerca de mí y de mis capacidades y empezar a decidir cuáles me sirven para algo y cuáles simplemente no.

Y como hago todos los años con las cosas viejas que se acumulan en casa, lo mejor es tirar a la basura todas las creencias desfasadas, o mejor, reciclarlas, utilizar su material para hacer otras mejores.

Yo no quiero ser una víctima de las experiencias pasadas que moldearon esas creencias. Tengo la libertad de aceptar o descartar todas las ideas que potencian o inhiben mi crecimiento. Soy capaz de ampliar los límites de mi persona para dar cabida a nuevas ideas y nuevas experiencias. Por ese camino avanzo seguro hacia mi máximo potencial y felicidad.

Si crees que te puedo ayudar a encontrar un nuevo trabajo dímelo

Acompaño en procesos de búsqueda, cambio o mejora de trabajo y en procesos de reinvención profesional.