Un despido es una de las experiencias más traumáticas que se pueden vivir en el mundo laboral. Yo he vivido ser despedido y sé por lo que se pasa.

 

La mayoría de las veces los despidos son inevitables, es decir, se deciden en instancias que están muy por encima del trabajador y éste no puede hacer nada para evitarlo. Pero hoy quiero hablar de otra cosa. La pregunta que hago es: ¿en una situación de despido, puedo hacer yo, como trabajador, algo para evitarlo, o al menos posponerlo para que me dé tiempo a preparar un plan B?

 

Cuando se produce un despido hay un parte (la mayor) que corresponde a la empresa, y otra (la menor) que corresponde al trabajador. Sobre la parte que corresponde a la empresa no puedo hacer nada. Pero, ¿cuál es mi parte?

 

Como el tema es muy amplio voy a acortarlo a un caso en concreto, ya habrá tiempo para otras variantes. Cuando se realiza un despido colectivo o E.R.E. (Expediente de Regulación de Empleo) los diferentes directores o responsables de departamento realizan listas en las que incluyen a los trabajadores a los que se les va a despedir. La pregunta que propongo para reflexión es: ¿hay alguna forma de evitar que me metan en esa lista? ¿Por qué me han metido en ella? ¿Puedo hacer algo para que me saquen?

 

Aquí la casuística es inmensa y prácticamente inabordable. Lo que quiero es invitar una de las reflexiones más dura y compleja que uno puede hacer: si no quiero ser incluido en esa lista, ¿hay algo que puedo hacer distinto, siempre dentro de los límites del respeto y la dignidad? Es un ejercicio muy complejo. Yo lo he hecho con respecto a mi propia trayectoria profesional y doy fe que reconocer los fallos que he cometido, las cosas que podría haber hecho mejor, las relaciones que podría haber cuidado más y la atención que no le presté a determinados detalles es algo muy duro, pero también muy efectivo.

 

He conocido a profesionales que nunca los han despedido. ¿Cómo puedo ser a partir de ahora uno de ellos? ¿Qué tengo que hacer? Este es el camino del verdadero dominio de mi vida profesional.

Si crees que te puedo ayudar a encontrar un nuevo trabajo dímelo

Acompaño en procesos de búsqueda, cambio o mejora de trabajo y en procesos de reinvención profesional.